La estrella de Sangre


La estrella de sangre de Nicholas Guild es la continuación de la obra maestra El Asirio. El Asirio de sigue narrando en primera persona la vida de Tiglath Assur, aunque la novela no sigue exactamente la misma línea que la anterior algo que aporta frescura a esta segunda entrega y consigue mantener intacto el interés del lector en la trama.

Ashardon, hermanastro de Tiglath y rey de Asiria, le destierra al inicio de la novela lo que convierte la primera parte de La estrella de Sangre en un viaje, junto a su fiel esclavo Kefalos (ya manumitido) y algún que otro personaje sorpresa, por algunas de las regiones más interesantes de la antigüedad, en particular me resulto curioso conocer más sobre Egipto y su avanzada organización administrativa, sin olvidarnos de Sicilia y algún otro inhóspito lugar difícil de ubicar en el presente.

La increíble capacidad narrativa de Nicholas Guild le permite crear una historia sorprendente con todos los ingredientes necesarios que debe poseer la receta de una gran novela: amor, traición, lucha, giros inesperados, fantástica recreación de los escenarios y lugares donde se desarrolla la trama e incluso agilidad narrativa, porque pese a las 1.400 páginas que suman el Asirio y la Estrella de Sangre la historia nos tendrá permanentemente en vilo.

La segunda parte de la novela nos conduce al inevitable retorno del protagonista al origen de todo, al país de Assur y reino de Ashardon señor de las cuatro partes del mundo, donde la historia continua por la tela de araña que ha ido tejiendo Nicholas Guild desde la primera línea de la novela, todo cobra sentido y lo mejor y peor de los personajes principales saldrá a relucir.

Tres novelas he leído de Nicholas Guild, El Macedonio, El Asirio y La estrella de Sangre, y todas han sido fabulosas, verdaderas obras maestras de la literatura que llegan a conmover, los personajes calan tanto en el lector que meses, o incluso años después, seguiremos recordándolos.

Quizá podríamos apuntar, por compensar la balanza con algo negativo, que la parte de la narración concerniente a Sicilia es demasiado previsible, desde el primer momento se vislumbra que es lo que va a suceder y en esta ocasión Nicholas Guild no conseguirá a sorprendernos; en cualquier caso estamos ante una parte muy breve de la obra que incluso conociendo de antemano lo que puede ocurrir no dejara de gustarnos, nunca podríamos decir que un defecto tan minúsculo puede llegar a empeñar la grandeza de la obra maestra La estrella de Sangre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: